¿Por qué incluir la hipnosis en una psicoterapia?

“Realmente el inconsciente de toda persona tiene todos los recursos que necesitamos para cambiar nuestra experiencia y resolver nuestros problemas”. Milton Erickson

Cualquier psicoterapia se vuelve más eficaz y eficiente incluyendo el uso del estado hipnótico. El estado hipnótico permite acceder a planos más profundos de nuestra conciencia en los cuáles podemos elaborar aspectos inconscientes, a su vez este estado facilita la permeabilidad por lo que todo lo trabajado se asienta mejor.

 

Mediante la hipnosis se inhibe el córtex cerebral y por sugestión se activan respuestas subcorticales talámicas, existiendo en este estado cerebral una gran emisión de ondas cerebrales alpha y theta (relajación profunda, mayor concentración, imaginación, intuición y centramiento de los hemisferios, una percepción más holística).

 

El trabajo con la hipnosis incide en la integración hemisférica, por lo que posibilita una mayor integración personal y acceso a capacidades que quizá no solemos activar en nuestro día a día. Podemos conectar con recursos personales, como son nuestra intuición y creatividad.

 

Las aplicaciones en psicoterapia pasan por:

 

  • conectar con recursos internos, nuestras potencialidades y favorecer nuestro autoconocimiento
  • superar y reelaborar vivencias pasadas, reintegrar vivencias inconclusas
  • facilitar la gestión emocional y el manejo del estrés
  • trabajar la motivación y proyección personal, aumento de la concentración y  del rendimiento
  • posibilidad de mejorar aquella sintomatología asociada a enfermedades de componente psicosomático
  • desarrollar nuestras fortalezas para alcanzar mayor libertad y fluidez, favorecer la conexión con nuestro Ser profundo y auténtico, también con nuestra sabiduría y creatividad interior