Terapia transpersonal en Madrid

 

Un espacio de Crecimiento Personal: terapia transpersonal en Madrid. Una terapia integradora cuerpo-mente-emociones-espiritualidad.

Principales preguntas sobre Terapia Transpersonal madrid: Accede!

MeditaciónTerapéutica  Intensivo & crecimiento personal madrid

Ver artículo sobre Terapia Transpersonal: ¿qué aporta y por qué se demanda tanto?

En las sesiones de psicoterapia & crecimiento personal en madrid, tendremos en cuenta el plano terrenal y espiritual. Se convertirá el proceso en un viaje de integración y liberación personales.

Desde el presente trabajaremos e integraremos a nivel temporal: pasado y  proyección de futuro;  también podremos enfocarnos a nivel  profundo y liberador: lo inconsciente reprimido y lo supraconsciente (propio de la terapia transpersonal).

Soy licenciada en psicología, máster en psicología de la salud y de la práctica clínica y experta en Psicoterapia Humanista-Transpersonal.
Buscadora e integradora de aquellas terapias que favorezcan el desarrollo de las personas.

¿Cómo son las sesiones de terapia transpersonal en madrid?

Las sesiones serán normalmente al comienzo semanales, seguidamente quincenales y podrá haber finalmente un seguimiento. La duración siempre dependerá de la necesidad de la persona en este proceso de crecimiento personal.

Se recomienda tener una primera sesión de prueba para valorar y considerar si es lo que se busca.

 Crecimiento personal en Madrid.  ¡Anímate a probar, estaré encantada de recibirte!

Ana Martín Esparza 

info@anamartinesparza.com

696 45 45 91

¡Puede contactar conmigo para resolver sus dudas o bien, dejarme sus datos y yo le contactaré a la mayor brevedad!

Madrid: Artículo datos de revisión ¿Qué es la terapia transpersonal?

INTRODUCCIÓN

La psicología y la terapia transpersonal nació a finales de los años sesenta en los EEUU a raíz del interés de un grupo de psicólogos, psiquiatras y psicoterapeutas (entre los que se encontraban Anthony Sutich y Abraham Maslow, fundadores de la psicología humanista, y Stan Grof y James Fadiman, entre otros) en expandir el marco de la psicología humanista más allá de su centro de atención sobre el yo individual, interesándose por el estudio de la dimensión espiritual y trascendente de la naturaleza humana y de la existencia (como se citó en Puente, 2009).

El principal interés de la psicología humanista trataba sobre el contenido humano. Encontramos un cambio decisivo que va desde las estrategias exclusivamente verbales de la psicoterapia tradicional, a la expresión directa de las emociones y el hincapié en la interconexión entre psique y cuerpo. Los fundadores de la psicología humanista Maslow y Sutich cada vez fueron más conscientes de que habían dejado fuera un elemento extremadamente importante: la dimensión espiritual de la vida humana, lo que se rescata en la terapia transpersonal (Grof, 2010).

Según Vaugan (como se citó en Subirana, 2005): “La salud psicológica óptima está estrechamente relacionada con todos los aspectos del desarrollo y depende, por tanto, de la integración armónica de los niveles de desarrollo físico, emocional, mental, existencial y espiritual. La salud no es una condición estática que se consiga una vez para siempre, sino un proceso dinámico de funcionamiento, satisfacción e intercambio de relaciones óptimo a todos los niveles.”

 Según Almendro (como se citó en Puente, 2009) la terapia transpersonal no pretende ser otro enfoque más que sume a los ya existentes, sino que se plantea como una metaperspectiva que pretende llegar a establecer la contribución e integración de las diferentes escuelas.

CONTEXTUALIZANDO: TERAPIA TRANSPERSONAL MADRID

La psicología transpersonal es, entre otras aproximaciones que nos ayudan a definirla, la ciencia del ser que se interesa por el estudio de las experiencias de ampliación de la conciencia; es una ciencia que estudia los diferentes estados de conciencia además de los reconocidos comúnmente por la ciencia convencional. Esta es una característica distintiva de esta nueva orientación psicológica que la distanciaría, pero no rivalizaría, con las orientaciones anteriores (Subirana, 2005).

Es interesante aclarar el énfasis de los autores de este movimiento por integrar y complementar los conocimientos, visiones, teorías, metodologías… de las corrientes psicológicas predecesoras. La visión de la terapia transpersonal tal como indica el término es aquella visión que trasciende el terreno de lo personal para centrar la atención en lo que existe más allá de lo personal. Desde una perspectiva evolutiva nos podemos ayudar para entender no solo el centro de interés de esta visión sino también como queda diferenciada y complementada por las anteriores (Subirana, 2005).

Ana Martín Esparza – crecimiento personal en Madrid

También podemos observar que todas tienen en común que la información observada científicamente se está refiriendo en general, al estudio de los estados ordinarios de conciencia. La atención de la psicología convencional occidental se ha interesado hasta el punto de olvidar, negar y patologizar todo lo que no entrara en estas dos claves últimas: los estados ordinarios de conciencia y el material biográfico. Respecto a ello, Grof (como se citó en Subirana, 2005) cita dos grandes críticas de la psicología occidental. Dice de esta que es etnocéntrica y concéntrica, es decir, prevalece una creencia que es mejor y superior todo lo que es propio -entendiendo aquello arraigado a Occidente o al primer mundo- y, por supuesto, de entre todos los orgullos de nuestra civilizada sociedad, lo más valioso es la capacidad de raciocinio por encima de otras capacidades humanas. Veremos que en la orientación de la terapia transpersonal ambos presupuestos se ponen en duda (Subirana, 2005).

Según William James (como se citó en Subirana, 2005) la mayor parte de las personas viven en un círculo muy restringido de su ser potencial. Sólo emplean una pequeña parte de los recursos totales de su conciencia y de su alma. Es como si el hombre se hubiera separado de su organismo corporal global y se hubiera acostumbrado a usar y mover tan solo su dedo meñique.

Según Jung (como se citó en Subirana, 2005) sólo aquello que conduce al paciente más allá de sí mismo y de la confusión con su ego contribuye a la curación.

Y advierte Assagioli (como se citó en Subirana, 2005) que dentro del estudio de la constitución psíquica del ser humano ha llegado el momento de examinar la parte superior del inconsciente: el superconsciente y el Sí Mismo espiritual. Antes que nada, hay que afirmar la realidad del superconsciente, porque esta aún no se suele reconocer.

Bibliografía:

Grof, S. (2010) Breve historia de la psicología Transpersonal. Journal of Transpersonal Research. Vol. 2, 125-136, 2010.

Puente, I. (2009). Psicología Transpersonal y Ciencias de la complejidad: un amplio horizonte interdisciplinar a explorar. Journal of Transpersonal Research, vol.1 (1), pp. 19-28, 2009.

Subirana, M. (2005) Psicología Transpersonal una prolongación de la psicología humanista. Revista Aloma de Psicología (16), 169-178, 2005.

 

Terapia transpersonal en madrid & Crecimiento Personal 

Ana Martín Esparza

Soy Psicóloga, Máster de psicología de la salud y de la práctica clínica y Psicoterapeuta humanista. Buscadora e integradora de aquellas terapias que favorezcan el desarrollo de las personas, como es la terapia transpersonal y el crecimiento personal; ofreciendo sesiones presenciales en madrid y online.
En las sesiones se facilitará un clima en el que desarrollarte y alcanzar una vida más feliz: en sintonía con tu propósito vital.
¡Anímate a probar, estaré encantada de recibirte!

696 45 45 91  info@anamartinesparza.com

¡Puede contactar conmigo para resolver sus dudas o bien, dejarme sus datos y yo le contactaré a la mayor brevedad!