Infancia

 

La terapia

Tiendo a apoyarme más en el enfoque gestáltico en el trabajo con niños, a pesar de emplear un enfoque integrador.

La psicoterapia Gestalt para infancia entiende que el malestar o problemática tiene un origen emocional, por lo cuál la evaluación como el tratamiento se realizan desde este mundo afectivo del niño al que se accede a través de actividades creativas en las que se vuelca el mundo interior del niño y sus conflictos.

niños

Se empleará el juego, dibujo y la creatividad en general, como puente de comunicación con el niño; así como técnicas de focusing, relajación, integración, etc. Se podrán tratar problemas de apego, traumas, conflictos familiares (rivalidad entre hermanos, derivados de la adaptación a la adopción, propios del divorcio, problemas de adaptación a nuevos cambios), dificultades escolares, problemas de autoestima, de relación con los iguales, bloqueos en general, problemas de gestión emocional.

Terapia integradora adaptada al niño/a. Evaluación y tratamiento a través del propio lenguaje del niño/a: mediante el juego, pintura, cuentos y ejercicios dinámicos. Trabajo conjuntamente con los padres en sesiones de padres exclusivas para ellos diferenciadas de las del niño/a.

Contextualización

En la primera sesión se realiza entrevista a los padres, después se comienza a ver semanalmente al niño y una vez al mes (dependiendo del caso) se hace sesión de padres para así poder trabajar en equipo para el beneficio del pequeño.

niños2

Al tratarse de menores, es necesario que ambos progenitores o tutores legales estén de acuerdo con la idea de comenzar la terapia y tener una entrevista previa en la que podamos conocernos.

Tras ese primer contacto con los adultos a cargo del menor, se comenzarán sesiones individuales con el niño/a semanalmente, acordando periódicamente sesiones de padres (con el objetivo de que conozcan la evolución del niño/a, y poder hacer equipo entre terapeuta y cuidadores para el beneficio del pequeño).

Podéis contactar conmigo para ver a vuestro hijo/a en los siguientes casos:

  • Manifiesta problemas emocionales y usted no sabe lo que le sucede o cómo acercarse/comunicarse con él/ella.
  • Presenta miedos y/o inseguridades recurrentes.
  • Tiene problemas al aceptar/seguir las normas y manifiesta conducta desafiante.
  • Sufre problema de autoestima y le cuesta jugar con los otros niños o, por el contrario, se integra con facilidad pero tiende a molestar a sus compañeros.
  • Necesita refuerzo y estrategias para mejorar su rendimiento en el colegio, concentrarse en clase y al hacer los deberes (posibilidad de acudir a domicilio).
  • Tiene pesadillas recurrentes.
  • Duelos.
  • Inadaptación divorcio/separación padres.
  • Presenta problemas de relación con hermanos/as.
  • Os habéis embarcado en un proceso de adopción y queréis saber cómo favorecer la adaptación de vuestro hijo/a y como prevenir/afrontar posibles dificultades asociadas.

Principales preguntas:

¿Qué le puedo decir a mi hijo o explicarle a la hora de llevarle al psicólogo?

Adaptándonos a su lenguaje y comprensión del mundo es aconsejable trasmitirle la verdad. Será conveniente decirle que vamos a ir a un psicólogo que este es un profesional que va a ayudarte a ser más feliz y con que podrás tener confianza.

¿Tener que llevar a mi hijo es una señal de que no sé educarle o de que he sido un mal/a padre/madre?

Las dificultades o baches en el camino de nuestros hijos no siempre tienen que ver con nosotros hay muchos factores que están influyéndoles, pero por ello trabajaremos en equipo con los padres para unir fuerzas a favor del niño, y poder ver en perspectiva las pautas de comportamientos y estilos educacionales que se están ejerciendo con el pequeño. Muchas veces se trata más de un tema de prevención, notamos a nuestro hijo diferente o afectado por algo, y lo llevamos al psicólogo para prevenir posibles complicaciones. En otros casos hay malestar y sufrimiento de más tiempo, y decidimos acudir para poder llegar al origen y poder ayudar a sanar a este niño.

¿Es alguien problemático o diferente mi hijo por necesitar acudir al psicólogo?

Realmente la educación escolar actual carece del trabajo con el área de gestión emocional y autoconocimiento, por lo que acudir al psicólogo va a darle recursos para un desarrollo más integral de su ser. Los niños no son seres aislados, su sintomatología y problemática habla muchas veces más de los contextos en los que se mueven y experiencias que han tenido, que de ellos concretamente. Aunque el trabajo se dirige a reforzar sus recursos, trabajar su autoestima, conectar con el mundo emocional y gestionarlo, integrar cosas vividas…

¿Va a marcarle su vida el hecho de haber ido al psicólogo?

Primeramente, por ley los servicios de psicología se rigen por la confidencialidad, por lo que el pequeño no llevará una etiqueta de si ha venido o no ha venido. En segundo lugar, no se trataría de cambiarle, manipularle o influenciarle para que sea de alguna forma concreta, sino de facilitarle el aceptarse y respetarse a sí mismo, y a los demás; aprender a identificar y gestionar sus emociones, e integrar sus vivencias dolorosas vividas.