Cómo superar la adicción a la pornografía?

Sexualidad y contexto social:

Hablar de este tema siempre resulta de primeras aparentemente complicado, peliagudo y también pareciera que es algo prohibido para una mujer. Todo esto es parte del problema, ya que se ha instaurado una serie de creencias y actitudes sobre este área de nuestras vidas, que muchas veces nos conducen a no integrarla de una forma sana y armónica con el resto de áreas de nuestro ser.

La importancia y sensibilidad de nuestra sexualidad:

Los comportamientos adictivos, dañinos y disociados, se manifiestan como un intento por integrar o equilibrar aquello que estamos reprimiendo.

Normalmente todos nuestros complejos y frustraciones se manifiestan en esta área, ya que es la parte más energética y que nos conecta mayormente con nuestros instintos y pasiones muchas veces descontroladas o reprimidas.

Es por ello, que todo el trabajo de reconciliación: escucha de nosotros mismos, aceptación y transformación… Posibilita el objetivo final que sería no aislar esta área de nuestra vida como una parcela aislada que tenga vida propia y de la cuál no nos sintamos responsables… sino que podamos aceptar, cuidar, reconocer e integrarla con todas nuestras otras áreas: emocional, mental y espiritual.

Trabajo creativo en la sexualidad:

Lo primero sería cuestionarnos qué entendemos por sexualidad, cómo queremos vivirla, qué significa para nosotros.

Para que de este modo, puedan aflorar automatismos o material que no es nuestro. Necesitamos sacar todas aquellas ideas o actitudes que se nos han colado… Muchas veces de educaciones o patrones de control social de masas, los cuáles se han utilizado para dominarnos a través de movimientos político-ideológicos extremos. Por un lado tradicionalistas-liberalistas, ambos extremos nos pueden conducir a la disociación…

Lo interesante no es hacer o vivir nuestra vida según un marco mental impuesto externamente… sino permitirnos descubrir por nosotros mismo cómo es para mi y qué necesito y es sano para mi.

Realmente estamos dotados de un centro gestor en nuestro interior, que nos va indicando qué nos hace bien, qué nos hace mal.

Es nuestra responsabilidad y trabajo, el ir conociéndonos escuchándonos para poder expresarnos y vivir desde ahí.

El comercio de contenido sexual:

Me ha resultado interesante leer en los medios como algunas personas de impacto en el mundo del negocio de cine de contenido erótico, está apostando ahora por dar charlas sobre el bienestar en la pareja y cómo mejorar la vida emocional de la misma. Ya que pareciera que se ha dado cuenta del impacto negativo que podía suponer para la vida de las personas, el hecho de consumir contenido de ese tipo, fríamente, y quedándoseles inconscientemente como un ejemplo del tipo de relaciones al que tenían que aspirar.

Respeto y cuidado propio:

Realmente el darte lugar, escucharte, descubrir por ti mismo… no tender a compararte, imponerte, obsesionarte con lo que los otros hacen o lo que se debería hacer.

Escuchar tus sentimientos… lo que te trae paz/armonía a ti y a tu pareja. En un acuerdo de respeto y escucha mutua.

Muchas personas que tienen problemas en esta área, realmente sólo están manifestando falta de gestión y escucha emocional. Insatisfacción consigo mismos y con sus vidas. Falta de consideración de sí mismos y de las otras personas.

Cómo vives cada área de tu vida, representa una parte de ti que necesita ser escuchada, entendida y cuidada.