Cómo afrontar la desesperanza?

Nuestra mente tiende a proyectar objetivos e ideales que desea alcanzar, o también tiende a establecer formas de entender la vida que nos son cómodas y que esperamos tener. Realmente el conectar con tu fuerza y confianza interna, se trata de un trabajado de ir soltando expectativas e ideales, los ¨debería¨…los ¨me gustaría¨… los ¨creo¨… Para abrirnos a la vida tal y como acontece, conectando con una paz interna y amor que nos es propia por derecho vital. Todos desde que nacemos, tenemos la capacidad de trascendencia, es decir de conectar con un espacio de calma y goce interno que va más allá de aspectos o circunstancias externas.

Entonces para trabajar la desesperanza, lo primero es plantearnos desde este lugar de conexión interna, qué esperaba? Por qué lo esperaba? Qué ideas tengo sobre mi mismo y la vida? El ir reconociendo y soltando estas exigencias, va a ayudarnos a ir soltando. Para finalmente poder dejar de exigir o esperar que las cosas sean de tal o cual modo, y poder abrirnos a algo más grande que sucede a cada momento y sobre lo que no tenemos control. Frente a lo que nos toca rendirnos, agradecer, continuamente aprender y co-crear con los dones y cualidades que nos han sido dados para nuestro beneficio y el de los demás.

Cómo soltar expectativas?

Lo primero es reconocer nuestros deseos egoístas de algún modo, de que todo sea cómodo para nosotros, ideal, agradable… queremos manipular nuestros entornos para evitar el sufrimiento y de alguna forma creernos indispensables, inmortales y algo así como los reyes del mundo. La vida se encarga de ir poniéndonos a prueba, e ir podando y podando…hasta que no nos quede otra que conectar más fuertemente con nuestro corazón. O bien meternos en una lucha sin fin para imponer nuestros deseos.

Este mecanismo realmente está detrás de la crisis económica y medioambiental actual, queremos imponer nuestra importancia y luchar por nuestra comodidad, sin respetar las tendencias naturales de la vida, sin respetar el fluir y la grandeza de la naturaleza y sus ritmos.

Intentamos imponer, buscar poder de unos sobre otros y entramos en continuas luchas sin fin que generan sufrimiento externo con otros y que NO nos conducen a la paz interna. Porque todo lo que consigamos externo que nos pueda dar una apariencia de seguridad y protección, no es más que un espejismo.

La realidad es que estamos de paso, que estamos aquí para crecer como personas y aprender como almas… Que si nos resistimos a darnos cuenta de nuestra fragilidad y humildad como seres humanos, la vida se encargará de darnos más fuerte. Por eso la importancia de reconocer nuestros deseos ficticios basados en el miedo y en la búsqueda de seguridad externa, para ir soltando y no apegándonos tan fuertemente a ellos.

Qué cosas nos producen desesperanza?

Todo aquello que se sale de nuestro molde de comodidad y egocentrismo: ¨yo soy importante y quiero que todo a mi alrededor esté para satisfacerme¨. Esta idea se encuentra detrás de muchas de las desesperanzas. Ideas de que el sufrimiento no es parte de la vida, de que siempre tenemos que estar en un estado de comodidad. La realidad es que sin cambio y dificultades no podríamos avanzar y crecer.

Muchas personas esperan nunca enfermarse, que sus seres queridos estén con ellos siempre por miedo a la soledad y deseo de retenerles con ellos. Esperan tener una tranquilidad económica sin sobresaltos, un estado de paz y de no conflicto entre países…  La realidad y naturaleza propia parece resultar bien distinta: un equilibrio entre la muerte/vida, el bien/mal, el cambio/la constancia. Y todo esto permite el crecimiento, la evolución, el aprendizaje y la trascendencia.

Las dificultades y las pérdidas nos hacen crecer en capacidad de resistencia, en capacidad de amar y en capacidad de lucha frente a los desafíos.

Enfrentar los miedos:

-¿Qué te asusta?

-¿De qué crees que no eres capaz que puede convertirse en un reto?

-¿Qué estás dispuesto a renunciar o perder, por algo que es fundamental en tu vida y que realmente te hace bien?

-¿Cómo creces con las dificultades?

-¿Cuánto tiempo sueles estar paralizado ante un problema antes de establecer un plan de acción y crear una estrategia que te permita superarte?

-¿Qué beneficios puedes aportar a tu entorno gracias a tu esfuerzo y a tu vida?

-¿Para qué merece la pena luchar?

-¿Qué tiene verdaderamente sentido interno para ti?