Por qué la hipnosis puede ayudarnos?

¿Qué es la hipnosis?

¿Sabías que la mayor parte de nuestro pensamiento y acción sucede de forma un tanto inconsciente? Esto es debido a que, según nuestras experiencias acumuladas, aprendizajes, intuición, instinto de supervivencia e intereses personales, podemos de forma rápida tomar decisiones un tanto automatizadas.

Es algo así como si nuestros cerebros estuvieran diseñados con una capacidad de organizar, requerir el menor gasto de energía y analizar una situación de una forma un tanto intuitiva y contrastándola con nuestras experiencias previas y conocimientos en segundo plano, todo esto sucede de forma inconsciente y un tanto automatizada.

¿Cómo funciona la hipnosis?

Gracias al entrenamiento en técnicas de hipnosis podemos potenciar estas cualidades, pudiendo utilizarlas para mejorar nuestra calidad de vida, rendimiento y estado de salud. Ya que nuestra mente interacciona con nuestras emociones y con nuestro cuerpo como un ser integrado.

Acceder a ese gestor interno y conocerlo, nos va a permitir poder liderarnos escuchando nuestras necesidades profundas y fluyendo con mayor integración.

¿Para qué nos puede servir la hipnosis?

La hipnosis clínica y la hipnoterapia se puede aplicar a un sinfín de situaciones y casos, ya que se trata de un conjunto de estados y capacidades naturales de nuestra mente. Que trabajando en ellas conscientemente, podemos utilizarlas a nuestro favor y el de nuestras vidas.

Gracias a la hipnoterapia podemos trabajar las adicciones pudiendo incorporar nuevas vías de manejo emocional, que sean alternativas a dichas sustancias perjudiciales para nuestra salud.

También se puede aplicar a cualquier sintomatología que esté apareciendo por emociones reprimidas o no elaboradas, a las que podemos acceder y liberar a través de ejercicios de profundización con la hipnosis. Puede ser el caso de sintomatología propia de: depresión, ansiedad, ataques de pánico, problemas de conducta, problemas de alimentación, baja autoestima, insomnio, irritabilidad, y un largo etcétera.

A su vez, la hipnoterapia puede ayudarnos a mejorar nuestra calidad de vida en general, a ser más felices y a mejorar nuestro rendimiento en los estudios, trabajo o en algún deporte.

Ya que mediante estas técnicas podemos aumentar nuestra capacidad de focalización en lo que nos interesa, nuestra atención y a tener más amplitud de miras, lo cuál va asociado a mayor sensación de libertad y autocontrol.

Beneficios de la hipnosis:

La hipnosis ha sido la gran desconocida, o la gran olvidada. En buena parte, por el mal uso que se le ha podido dar en muchas ocasiones, asociándola a engaños, manipulación y técnicas esotéricas.

La realidad es que, aplicada en un contexto de seriedad, sin añadir ideas falsas y sin tener malas intenciones por parte del hipnoterapeuta, estas técnicas sencillamente sirven para aumentar recursos que ya tenemos, o capacidades propias.

Lógicamente si lo utilizáramos fuera del contexto de la hipnoterapia, para aumentar un miedo o crearlo también funcionaría, de hecho es lo que sucede en las películas de terror. Nos hacen estar focalizados mediante una música, una historia que nos va haciendo entrar más y más en la película, aumentando nuestra atención, para que los sustos sean más fuertes y el impacto en nuestras mentes mayor.

El código deontológico de los psicólogos y médicos, lleva implícito el trabajar para la mejora de la salud de las personas, respetando su libertad, confidencialidad y por supuesto buscando el beneficio de los pacientes. La hipnosis aplicada en este contexto de mejora de la salud, ayuda a que el trabajo psicoterapéutico sea más profundo y efectivo.

La hipnosis tiene mucho que aportar al ámbito sanitario, aplicado dentro del código deontológico y buscando por supuesto el beneficio del paciente.