Cómo motivarme en mi día a día

como motivarme
  1. Aprender y crecer con las experiencias pasadas, agradeciendo lo que hayamos conseguido.
  2. Fluir con el presente y la incertidumbre, como si de una aventura se tratara nuestra vida. Pudiendo asumir riesgos y abrirnos continuamente a experiencias novedosas.
  3. Confiar en nuestra intuición y brújula interna, como un filtro que nos orienta y nos protege.
  4. Ver qué personas nos inspiran como referentes porque resonamos con ellas y ser conscientes de cómo podemos inspirar a otros.
  5. Estructurar nuestras actividades dejando siempre tiempo para relajarnos y disfrutar.
  6. Proyectar un futuro conectado con nuestro corazón y esperanza.

Cada persona es única y especial, es por ello que conocer qué cosas nos motivan es algo que cada uno debemos ir descubriendo por nosotros mismos. Aún así, sí es verdad que existen unos patrones o estilos cognitivos/comportamentales que, en general, suelen encajar como molde amplio. Sabiendo luego que cada uno tenemos la capacidad de vivirlo y adaptarlo a nuestra propia piel.

Cómo volver a encontrar la motivación:

Con respecto a nuestro pasado, es importante tenerlo allí como una cajita de recuerdos y un joyero, el cuál nos enriquece si logramos hacer un trabajo de limpieza y orden. Para así, poder extraer siempre enseñanzas nuevas y conectar con fuerza. Es mágico como cuidar nuestro pasado, es cuidar nuestras raíces… este hecho incide en nuestra integración y despertar de nuestro potencial; en nuestro presente y en nuestra vida.

Cómo motivar mi vida:

Siempre hay cosas que podemos releer de nuestras experiencias vividas… dolores y emociones que depurar, filtrar, cuidar y permitir florecer desde un lugar y tierra nueva. Muchas de las experiencias que vivimos, en su momento pueden no terminar de encajar… pero suelen tener un eco eterno en nuestras vidas. Y, con el paso del tiempo, algunas piezas de nuestro puzle interior pueden resultar revalorizadas y servirnos de empuje o inspiración para nosotros o los demás.

Se recomienda abrirse a las enseñanzas, a la sabiduría que guardan y a las lecciones que nos pueden conducir a crecer y salir fortalecidos – para poder inspirarnos e inspirar.Tiene suma importancia el agradecer, comprender las estaciones y ciclos de la vida…de como todo podemos utilizarlo para nuestro crecimiento: pudiendo reconectar muchas veces con nuestra humildad y vulnerabilidad como seres humanos.

Cómo automotivarse todos los días:

También es fundamental para motivarnos el poder conectar con la energía de cierta locura, fluidez y de no-saber. Realmente permitir el caos en nuestra vida es necesario, para que como un río el agua y la creación surja creativamente. Si pretendemos vivir controlando y desde la parte analítica-lógica en exclusiva, realmente estaremos limitando nuestra vida y creando sin darnos cuenta un caparazón de falsa protección.

Aquí es requerido para estar motivados, aprender a fluir y amar esta parte de la vida que resulta incierta. Confiando en que de forma natural, podemos tener un filtro inconsciente que nos ayuda a orientarnos. Es importante confiar, en que dentro de nosotros hay una brújula interior que nos orienta. Y que es importante dedicar tiempo a conectar con esta intuición.

Motivación diaria:

También un punto relevante es ver qué personas son nuestros referentes y nos inspiran. Ya que aquello que valoramos en otros es porque resuena con quienes ya somos y podemos llegar a ser. De vez en cuando plantearte quienes son tus referentes, qué han logrado, cómo son, qué han hecho… puede inspirarte, ayudarte a conectar con tu fuerza y motivación. Resuenas con lo que eres. Y luego tú podrás inspirar a otros también.

Estructura para motivarnos:

Con respecto a nuestro qué hacer diario, es fundamental contar con una estructura y una higiene vital de tiempo de calidad para nosotros mismos, en aquello que nos recarga. Para aumentar nuestro rendimiento, bienestar y foco, es importante no saturarnos en un área de nuestras vidas y contar con tiempo de relax y disfrute.

Trucos para motivarse:

Con respecto al futuro, es fundamental conectar con nuestro corazón y proyectar mentalmente aquello que nos gustaría construir en nuestras vidas a medio y largo plazo. Cada cierto tiempo replantearte: hacia dónde te diriges, qué necesitas emocional y vitalmente, según tu etapa concreta… Te va a ayudar a sentirte más calmado y orientado.

Este ejercicio suele implicar momentos de reflexión, de esfuerzo, de madurez y de soltar lo conocido… para abrirte a lo potencial y a todo lo que está por llegar.