▷Dependencia emocional poder decir NO para filtrar aquello que es sano

¿Amar o necesitar? ¿Crecer o destruirte/estancarte?

¿Paz, serenidad o cambios bruscos placer/dolor?

¿Presencia segura o intermitencia angustiosa?

Libertad. Amar en libertad.

Entender al Otro, como un Otro, que no vive para satisfacer nuestros huecos o anhelos.

El Otro tiene sus ritmos, sus idas y venidas, su fluir.

El Otro no es necesariamente ideal, podemos reconocer su humanidad, su imperfección y grandeza; su ser genuino sin que nos eclipse la idealización.

La dependencia emocional, por tanto, tiene que ver con el eclipse.

Dependencia emocional y abuso narcisista/psicopático:

Uno apaga al Otro, se posiciona Sobre. No de forma momentánea, sino de una dinámica muchas veces vampírica y narcisista. En el que la ¨víctima¨ es absorbida o utilizada para sentirse por encima, medir el poder/control y crear una identidad ficticia de superioridad.

La supuesta ¨víctima¨ siente no tener luz y esto no es real, sino que es presa de esta dinámica. En la que otro no ha respetado sus límites y vive desde el egocentrismo, le ha hecho desconectarse de sí.

Estos Otros narcisistas/psicópatas, pueden ser: jefes, parejas o amigos cercanos. Convierten a personas equilibradas en dependientes emocionales porque les hacen vivir para ellos.

Creando imagen ideal de sí mismos, generando relación ideal y a la vez pasando por ciclos destructivos de devaluación/humillación.

La persona deja de confiar en sí misma, porque acaba percibiéndose como insegura. Lo que realmente es inseguro e inestable, son las reacciones del narcisista/psicópata.

Dependencia emocional y luz propia:

Para salir del eclipsamiento, lo primero es desenmascarar al narcisista/psicópata. Viendo y reconociendo su vulnerabilidad, fachada falsa y egoísmo.

Desde ahí, la persona cae en la cuenta y puede mostrar interés por otras personas en relaciones de equilibrio.

Dar y recibir, sí/no, en las que hay esperas, diálogo y mejora/cooperación por ambas partes.

La dependencia emocional habla de una situación de falta de reconocimiento de la valía e importancia (necesidades, cualidades y dignidad propias).

Siempre se puede aprender y mejorar en el conocimiento de sí, cuidado de sí y autoestima profunda. Estableciendo relaciones fundamentadas en el respeto y la libertad. Siempre que ese respeto y libertad comience con Uno.

Cuando te das cuenta de que eres como una estrella -te cuidas, te reconoces y desde ahí das- puedes salir más fácilmente de eclipses y demandas excesivas.

Ana M.E.

Decir NO, para decirse SÍ a uno. Y desde la libertad para decir NO, poder fluir con el Otro, desde relación de libertad y equilibrio.

Meditación guiada de bienvenida

Reciba mi contenido sobre desarrollo personal creado cada mes