El valor de la amistad

En el tabaco, en el café, en el vino, al borde de la noche se levantan como esas voces que a lo lejos cantan sin que se sepa qué, por el camino. Livianamente hermanos del destino, dióscuros, sombras pálidas, me espantan las moscas de los hábitos, me aguantan que siga a flote entre tanto remolino. Los muertos hablan más pero al oído, y los vivos son mano tibia y techo, suma de lo ganado y lo perdido. Así un día en la barca de la sombra, de tanta ausencia abrigará mi pecho esta antigua ternura que los nombra.

Julio Cortázar

La libertad en la amistad:

Realmente una amistad requiere querer al otro por lo que es o puede llegar a ser, no por lo que aparenta o lo que tiene. Ni por supuesto por lo que se puede conseguir a través de esa persona; lo cuál abunda cada vez más en la sociedad narcisista derivada del consumismo que va aflorando -en la cuál se comienza a ver a las personas como bienes o medios -no como fines en sí mismas.

Meditación guiada de regalo!

Recibe mi contenido sobre Desarrollo Personal creado para ti.

De aquí pasaríamos a hablar de la propiedad en las relaciones, ¨mi amigo¨, lleva a la idea de tener que cumplir unas expectativas del otro y adaptarse a lo que al otro le interesa según su identidad construida.

Es importante aquí reconocer tu relación contigo mismo como un ejercicio de poder crear un espacio de libertad en el que de vez en cuando plantearte: ¿cómo me siento con esta persona?, ¿me impulsa, me transmite serenidad..?, o por el contrario, ¿me absorbe y me hace sentir cansada?.

Enlace vampiros emocionales:

Cualidades amistad sana:


La amistad consiste en el amor puro, desear al otro y su bien como a sí mismo.

No exige, es paciente, constante y comprensivo.

Hace y aumenta el bienestar y felicidad del otro a la par que está presente sosteniendo en los momentos de crisis.

Por supuesto no daña intencionadamente aprovechando la cercanía y confianza que el otro le brinda.

Ámate para amar en equilibrio:

La amistad requiere a uno mismo para poder querer de una forma sana y no ansiosa; pudiendo respetar tu libertad y la del otro; poniendo sanos límites (pudiendo decir que no o no estar de acuerdo en muchas cosas, sin que la relación entre en juego).

Te quiero a pesar de ti y a través de ti.

Me quiero y mi bienestar es tu bienestar, tu bienestar es mi bienestar.

Juntos la vida es más bella y con más matices, tu presencia enriquece, nos reconocemos y nos amamos.