▷Me aburro, qué hago? tips para motivarte y ser feliz

Es importante, de vez en cuando replantearnos nuestras tareas y ver si estamos cuidando de nuestro tiempo de ocio y disfrute personal.

La libertad de horario en esa franja que tenemos para nosotros, nos suele servir para buscar placer y disfrutar de nuestra vida. Aunque también puede conducirnos a excesos o tendencias limitantes que nos llevan a desaprovechar nuestro tiempo y no cuidar de nuestra calidad de vida.

Es importante, de cuando en cuando, ponerte reflexivo y cuestionarte si hay cosas que te gustan que no estás haciendo o si pudieras descubrir algunas.

Puede servirte el ir probando y explorar. También, el cuestionarte desde una mirada futura… visualizándote como si fuese una película desde tu mirada futura por ejemplo al final de tu vida. ¿Qué cosas te gustaría haber hecho o vivido? Este ejercicio suele dar muchísimo juego, ya que nos lleva al límite y nos hace conscientes de la transitoriedad de esta vida.

Normalidad, día a día y rutina:

Primeramente decirte que es normal y necesario que a veces nos sintamos aburridos. De hecho, esto puede ser estimulante y retador, para así poder escucharnos y abrirnos a nuevas cosas.

Normalmente, tendemos a organizarlo todo. Incluido nuestro tiempo libre: con planes, actividades, citas, compromisos… Y, muchas veces, lo que realmente necesitamos es: salir de la rutina, poder respirar aire fresco y conectar con el fluir y la sorpresa.

Parar el ritmo y dejar que nos sucedan cosas. Esto que ahora se entiende como actitud mindfull… parar, estar centrado y conectado. Para así, estar abierto receptivo y ¨a la pesca¨ de momentos de calidad.

Todos tenemos unos ritmos y unas necesidades, de más o menos descanso, de más o menos activación…También, tenemos diferentes tendencias e intereses, que pueden ir modulándose en cada etapa vital.

Lo importante es estar a la escucha, y NO callar tu voz interior imponiéndote seguir lo establecido y las corrientes de compromisos… Parar, para decidir… Sentir, para conectar… Amar, para elevarnos.

Actividades nuevas:

Si te gustaría explorar actividades nuevas, gracias a internet es mucho más fácil saber lugares y eventos en este momento en cualquier lugar del planeta.

De hecho, hay muchísimas aplicaciones en exploración que apuestan por crear una red en la que tus intereses más ocultos o extraños resulte que no lo son tanto. Y, que a través de esa red, se dinamicen: cursos, actividades variadas para intereses y actividades muy concretas.

Desde cursos de cocina, hasta catas de vino, pasando por fotografía al aire libre, o mirar las estrellas a la luz de la luna con telescopio. La oferta es variada, e internet sirve para estar interconectados, inspirarnos o crear recursos entre todos para poder liderar nuestras vidas.

Suele ayudar el hacernos una lista de prioridades, así como preguntar en nuestros círculos cercanos quien está interesado o nos apoya en tal o cuál actividad/reto. Si no lo mejor es lanzarnos, e iremos encontrando compañeros de viaje según avancemos.

Nadie me escucha, nadie me entiende:

Si tu aburrimiento pasa por sentirte abandonado o como si el mundo gira a parte de ti, es importante tu autocuidado. Tener unas pequeñas rutinas: de alimentación, vida saludable y cuidado de tu imagen, puede ayudarte a sentirte en paz.

Es de suma importancia, evaluar y cuestionar que es lo que tú das a tus relaciones, ya que si entramos en la exigencia y el victimismo perdemos margen de maniobra, el autocuidado y la responsabilidad con lo que estamos dando es la clave.

Puedes comenzar a escuchar y estar para otros, y darte cuenta de lo que das te lo das, porque vivimos en circularidad.

También, es importante asumir cierta soledad y madurez en el sentido de que en lo más profundo tenemos que sostenernos a nosotros mismos, reconocernos y escucharnos primeramente nosotros.

Como un bebé, la autoestima y madurez en las relaciones pasa por el cobijo y aceptación/cuidado de nosotros mismos.

De este modo, podemos ser responsables, regular nuestras expectativas y no ir buscando que otros se encarguen de nuestra vida.

Tan sólo desde nuestra libertad, madurez y responsabilidad, podemos establecer relaciones libres, maduras y responsables.

Creatividad en el día a día:

Por último, es importante más que esperar y estar pasivos a ver qué hay, qué opciones existen, a quién más puedo conocer, etc… Es importante el crear o disponerte a crear con la vida.

Poder proponer y facilitar que suceda. Si activas esta actitud de favorecer y de apertura, muchas nuevas experiencias comenzarán a llegar a tu vida. Quizá es un tema de resonancia, puede ser, el caso es que mientras más abierto estés y dispuesto, más puertas se abren.

Podemos inspirar conscientemente, estar más sosegados y centrados, conectados con nuestro centro interior y simplemente fluyendo, disfrutando de cada paso.

Desde ese punto, de forma mágica nuevas experiencias y relaciones fluyen, puede que sea por resonancia, comunicación no verbal, o que en parte creamos la realidad externa.

El caso es que sí hay una parte que depende de nosotros. Y sobre todo de estar aportando aquello que todos anhelamos: paz y felicidad.

Meditación guiada de regalo!

Recibe mi contenido sobre Desarrollo Personal creado para ti.