▷La pirámide de Maslow

Recuerdo la primera vez que estudié la pirámide de Maslow…. Realmente es una gran aportación, ya que nos sirve para tener un mapa de: cómo somos, qué nos importa y cómo funciona nuestro sistema de motivación.

Es estupendo poder tener este mapa, ya que te ayuda a entenderte y orientarte.

Parece ser que nuestros sentidos y necesidades más básicas, activan nuestra acción y sirven de motor inicial de nuestra motivación.

Aunque realmente resultan ser insatisfactorias, para nuestras necesidades más elevadas o propias de los seres humanos.

¿Cuál es el motor de nuestra acción?

De ahí se explicaría que, si NO nos esforzamos en escucharnos, orientarnos y dirigir nuestras vidas hacia metas elevadas… Siempre vamos a estar insatisfechos (como ratones en la rueda) y únicamente dirigidos por necesidades y motivaciones más primarias, que se activan y nos satisfacen a corto plazo: como la comida, la seguridad física, la pertenencia grupal/tribal….

Parece ser que cuando estas están cubiertas se pudieran activar otras más elevadas, pero no es automático.

Requiere de un cambio de consciencia -de tomar responsabilidad contigo mismo y con tu vida- el poder aspirar a colmar otras necesidades como: búsqueda de sentido, felicidad, conexión con tu ser profundo y con la divinidad en ti.

Jerarquía de necesidades y logros:

Maslow habla de esta pirámide como de un mapa orientativo, planteando que es jerárquico pareciendo que es paso uno, paso dos… Pero, realmente es a la inversa: lo más importante y que tiene una satisfacción real en el ser humano y duradera, está en la cúspide.

Llenándonos de una transformación y huella a largo plazo. Sin embargo, los escalones de satisfacciones más primarias, tendrían un efecto más temporal.

Aquí, el concepto de autorrealización es clave. También la idea de integración y escucha de nuestras necesidades en general y de forma amplia: algunas corporales, primarias, otras afectivas, de seguridad y otras espirituales de búsqueda de conexión amorosa con tu ser y lo divino en tu vida particular.

El concepto de autorrealización es fundamental, planteando que la vida y la tarea a la que estamos invitados es a integrar y construir esa pirámide en nuestras vidas.

Teniendo nuestro tiempo y nuestra vida como una oportunidad de conseguir esa tarea de la autorrealización… Teniendo en cuenta y cuidando cada una de las fases de esta pirámide.

Sabiendo que lo importante se vuelve relativo, cuando vas ascendiendo a lo que ya eres… finalmente amor y luz.

Buscando la felicidad en la paz:

La pirámide de Maslow realmente nos orienta, para poder entender: nuestras preocupaciones, nuestros atascamientos y cuando estamos dando demasiada importancia a un área…

Que mirada con perspectiva, gracias a la imagen de la pirámide, podemos entender que lo importante es evaluarnos en conjunto: cuidando nuestro cuerpo, emociones y espíritu.

En definitiva, esto es lo que plantea la pirámide: que inicialmente tienen más fuerza las motivaciones instintivas de búsqueda de supervivencia, luego los afectos y la búsqueda de protección; y seguidamente la búsqueda de transcendencia y la paz espiritual.

Necesidades primarias:

Por lo tanto, a través de esta pirámide, se nos permite entender que nuestra naturaleza es débil. Podemos ser ciegos por no tener cubiertas nuestras necesidades primarias, y obsesionarnos por tener comida, dinero, una casa… luego cuando esto está más o menos estable aunque nunca es garantizado porque la sociedad es dinámica, la economía…nuestro cuerpo enferma, envejecemos…realmente podemos aspirar a estabilizar esta ¨base¨ pero nunca a conquistarla, su naturaleza es fluida y siempre va a estar activo ese instinto de supervivencia.

Que, por otro lado nos genera cierto estrés -que nos permite accionar, ocuparnos de nuestra vida, trabajar, esforzarnos, estar activos… construir proyectos….

En definitiva, este instinto de supervivencia puede ser creativo: nos lleva a la acción y podemos estabilizarlo. No se trataría de desactivarlo: ya que como decíamos nuestra naturaleza es que esté activo. Porque nuestro estado de salud es dinámico y nuestra vida es también por naturaleza dinámica (economía, recursos, etc…).

Necesidades afectivas:

Una vez estabilizada esta necesidad, podríamos centrarnos y aparecería la importancia de los afectos, los vínculos, el cuidado, la pertenencia grupal, la identidad tribal… Esto llevaría a tomar diferentes formas según la cultura y el momento histórico, ahora por ejemplo a través de internet podría entenderse con Facebook etc… la necesidad de sentirnos conectados unos a otros, formando parte, siendo reconocidos y encontrando esa seguridad emocional y de reconocimiento… De ser alguien, con respecto a los otros y al mundo.

Aquí, entraría la importancia de la afectividad y el reconocimiento social.

De nuevo, se trataría de una vulnerabilidad, entendida como: necesidad de pertenencia, arraigo, vinculación y búsqueda de identidad por los grupos a los que nos identificamos… Pero, puede ser utilizada a su vez de forma proactiva: decidiendo qué relaciones construimos, qué damos, qué impacto queremos llevar a nuestros grupos y relaciones…

Trascendencia y búsqueda de sentido:

Una vez que esta otra necesidad está de alguna forma nutrida, existiría otra mucho más abarcativa: que requiere de mucho esfuerzo y que produce una transformación en la persona. Se trata del área de búsqueda de sentido, de espiritualidad, de encuentro con el amor y la divinidad interna.

No es un área aislada… una vez que comienzas a profundizar en estas cuestiones -de una forma u otra- las otras áreas se ven influidas y transformadas. Los niveles no son cápsulas independientes, se interconectan y transforman unos a otros.

Esta área más abarcativa -que va más allá de nosotros mismos- puede transformar a la persona hasta convertirla en un ser con capacidades e inspiración infinitas.

Es por ello, que se puede explicar la existencia de: líderes inspiracionales, personas que realizan huelgas de hambre por una causa, empresarios que generan proyectos que transforman el mundo -ya que su idea genera una mejor calidad de vida…etc… Los resultados extraordinarios suelen estar relacionados con estas esferas, de la cúspide de la pirámide.

El transitar por esas zonas, suele vivirse como una muerte… ya que inicialmente estas cuestiones se viven como angustiantes y pueden resultar un pulso a la idea de nosotros mismos limitada, y a aquello que creíamos que era importante.

Vida y transformación continua:

Lo bonito e interesante, es que la pirámide está como viva y es fluida. Los estratos se relacionan unos con otros y no tenemos que renunciar a nada. Más bien, podemos cuidar y enriquecernos de todas las partes.

Las esferas más primarias son útiles para: hacernos humildes, tener coraje, vitalidad, cuidar de nuestro cuerpo y de nuestra salud.

La parte emocional y afectiva social: es importante para generar un impacto, enriquecernos unos de otros y sentirnos sostenidos por la tribu humana. Nuestro cerebro necesita ese reconocimiento y vinculación con otros iguales -encontrando seguridad afectiva en otros.

Finalmente, nuestra área de búsqueda de sentido y espiritualidad, NO es algo aparte. Realmente, esta área nos ayuda a: relativizar, inspirarnos y encontrar más paz y fortaleza en nuestra vida.

¿Y tú? ¿Qué necesidades tienes más activadas? ¿Cuáles áreas de tu vida descuidas y en cuáles te manejas mejor? Si te imaginas la pirámide, ¿cómo sería tu base? ¿Tienes una base sólida o empezaste a construir la casa por el tejado…? Lo importante es darte cuenta de todas tus áreas, de la importancia de nutrir y crecer con ellas.

Meditación guiada de regalo!

Recibe mi contenido sobre Desarrollo Personal creado para ti.