¿Cómo intervenimos los psicólogos en las ONG?

psicologo ong

Autor invitado: José Antonio Marco Juan psicoenvena.wordpress.com

Información sobre el autor: José Antonio Marco Juan, psicólogo y orientador educativo por la Universidad Miguel Hernández. Director de Psicología En Vena

En los tiempos que corren, donde una terrible crisis sanitaria azota nuestro país, son miles las personas que necesitan ayuda. Atención a personas mayores, asistencia sanitaria, reparto de alimentos, etc, son llevados a cabo en muchas ocasiones por ONG’s. El ámbito de los servicios sociales es un ámbito en el que también intervenimos los psicólogos, proporcionando nuestra ayuda a personas y a profesionales. Es por ello por lo que en esta entrada vamos a introduciros en el mundo del psicólogo de la intervención social.

Antes de nada, un poquito de historia. A finales de los años 70, comenzó a gestarse en España el desarrollo de los servicios sociales, empezando la ampliación de un campo de trabajo que, a pesar de existir anteriormente, era fundamentalmente entorno al papel del psicólogo en lo que hoy conocemos como servicios sociales especializados (es decir, psicólogos trabajando en servicios para residencias de menores, personas con diversidad funcional, etc). Con la aparición d ellos servicios sociales de base o comunitarios, junto con la estructuración de los servicios sociales como sistema, se juntaron los nuevos psicólogos comunitarios junto a los más especializados y crearon un nuevo campo de trabajo profesional: la psicología de la intervención social.

Dicho lo anterior, cabe exponer algunas de las funciones más importantes del psicólogo o psicóloga de la intervención social:

1.- Atención directa

Se trata de intervenir directamente con la población que requiera nuestros servicios, para evaluar, orientar y solucionar problemas. Puede realizarse de muchas formas, dependiendo de si se trata de atención directa a individuos, comunidades o grupos.

2.- Asesoramiento y consultoría

Esta función se refiere a una intervención indirecta en la que nosotros como psicólogos asesoramos a los profesionales que están en contacto directo con la población que requiere de ayuda. Por ejemplo, es lo que ocurre con el/la psicólogo/a de una ONG que asesora al voluntariado o a los profesionales que atienden a personas vulnerables sobre qué pautas deben seguir a la hora de intervenir con estas personas.

3.- Investigación

Todas las ramas de la psicología tienen su parte de investigación, pues es la única forma de dotarla de más conocimiento que repercuta en la mejora de la calidad del servicio que proporcionamos a las personas. Investigaciones destinadas al conocimiento del comportamiento de la sociedad, los grupos, las tendencias en cuanto a las tasas de pobreza, etc, son sólo algunos de los ejemplos que nos ayudan a obtener información para crear programas óptimos.

4.- Evaluación de programas

Antes de evaluar un programa, es necesario averiguar qué necesidades tiene la población sobre la que queremos actuar. Por ejemplo, si nos piden un programa para actuar sobre el absentismo escolar, necesitamos saber qué población lo está sufriendo, qué factores influyen en esta variable y en qué circunstancias viven estas personas. Tal vez se dé en un único colectivo y se deba a factores socio-económicos, dificultades en el acceso a la educación pública (porque viven en zonas periféricas, las familias no pueden hacerse cargo de sus hijos, etc). Una vez sepamos todo, podremos planificar un programa que atienda esta demanda.

5.- Planificación y programas

Normalmente se hace de forma multidisciplinar, es decir, contando con el apoyo de diferentes profesionales: trabajadores sociales, educadores, maestros, Policía Loca, etc. Todos a una, creamos una hoja de ruta que seguiremos en la intervención con la problemática que nos hayan planteado.

6.- Dirección y gestión

Como psicólogos también tenemos funciones de dirección y gestión en algunas ONG’s. Como he dicho anteriormente, éstas entidades tienen personal laboral y voluntariado. Y como toda organización, requieren de una dirección que les guíe y coordine. No obstante, todos somos un equipo y por el hecho de ser “directores” no implica que estemos por encima de nadie: todos estamos al mismo nivel y todos tenemos que “arrimar el hombro”.

7.- Formación

Formamos en aspectos tan importantes como las habilidades sociales, resolución de conflictos, atención a personas vulnerables, proporcionamos pautas para intervenir con menores en riesgo de exclusión social, damos talleres de búsqueda de empleo, etc. La formación es un pilar básico en el que intervenimos como psicólogos.

¿Cómo intervenimos?

1.– Intervención grupal

Mediante charlas grupales, terapias de grupo, asesoramiento, etc.

2.- Intervención y terapia familiar

Realizando seguimiento de casos, asesorando a familias con problemas, realizando terapia familiar, etc.

3.- Técnicas de mediación

Tratamos técnicas para la resolución de conflictos, que vienen muy bien a aquellos profesionales que intervienen diariamente en contextos en los que pueden surgir problemas graves. Por ejemplo, en asociaciones que atienden a personas

4.- Técnicas de evaluación e intervención ambiental

Tal y como habíamos comentado en el apartado de funciones del psicólogo de servicios sociales, nosotros evaluamos los factores ambientales, pues nuestra intervención es global y tiene en cuenta el contexto en el que se encuentran las personas que requieren de nuestra ayuda.

Ámbitos de actuación Por último nos quedaría citar los ámbitos en los que intervenimos, como psicólogos de intervención social. Éstos son: la comunidad, familia e infancia (para temas de acogimiento familiar, adopciones, situaciones de desamparo, maltrato infantil…), tercera edad, etc.

Meditación guiada de bienvenida

Reciba mi contenido sobre desarrollo personal creado cada mes