Qué es la ansiedad?

ansiedad entender

Definición ansiedad:

La ansiedad se trata de un sistema de protección de nuestro cuerpo, que se activa ante una situación de potencial peligro.

También puede experimentarse ansiedad cuando a nivel inconsciente o automático hemos aprendido a temer ciertas señales o situaciones porque nos recuerdan experiencias dolorosas que vivimos.

A su vez, podemos nosotros generarla al temerla y alertarnos frente a pequeñas señales de angustia o ansiedad, suele ser la dinámica tras los ataques de ansiedad. Frente a una ligera palpitación o respiración de angustia, la persona se asusta y comienza a reaccionar a la ansiedad generando más y más.

Síntomas ansiedad:

Suele ir asociado a hiperventilación, palpitaciones cardíacas, sensación de ahogo, adormecimiento y cosquilleo de algunas zonas del cuerpo, mareos, náuseas, jaquecas, sensación de perder el control y de peligro de muerte.

Este tipo de experiencias suelen seguidamente incidir en nuestra calidad de vida, sensación de pérdida de autocontrol, autoestima y libertad…

La persona puede comenzar a temer o perder motivación por algunas actividades que le recuerdan estas experiencias vividas. Por lo que la ansiedad puede convertirse en un fantasma que intentamos evitar, y que por consiguiente cada vez va tomando más fuerza y control en nuestras vidas.

Causas ansiedad:

Es por ello que, en el trabajo con la ansiedad parte del camino es limpiarnos de miedos del pasado, así como reconocer los síntomas de ansiedad como naturales y vivirlos con aceptación pudiendo contrarrestarlos con técnicas de respiración, estilo de vida equilibrado y dinámicas que nos permitan liberarnos del estrés que vamos acumulando en el día a día … para que el vaso no esté tan lleno y al borde del rebosamiento.

Tratamiento ansiedad:

Es fundamental entender que la ansiedad en sí misma no es mala, sólo que a veces nos puede conducir a enredos, callejones sin salida o puede apoderarse de nosotros. Si no tenemos una buena relación con ella, y aprendemos a calmarla, escucharla y de alguna forma cuidarla.

No se trata de eliminarla por completo, sino de equilibrar nuestra vida para que no necesitemos experimentar picos muy fuertes que pongan en riesgo nuestra salud y bienestar.

El compromiso con nuestro estilo de vida y el hacer un trabajo de reconocimiento y limpieza de nuestras vivencias previas, ayuda a vivir más tranquilos y en equilibrio.