Cómo superar una ruptura de pareja?

Consejos superar amor:

Muchas personas creen y aconsejan a otras, que el proceso de transformación, cuando el ciclo de una relación se termina, implica: hacer como si nada pasara, fingir estar bien y actuar como si no te importara, disfrutar locamente el presente como si no hubiera un mañana…

Todo ciclo y cambio exterior, habla de un cambio interno que se está dando –que necesita ser digerido, cuidado y entendido.

Un cambio tan demoledor de estructuras, como es el desvanecimiento y la no fluidez como pareja, con una persona que ha resultado haber química, complicidad y mucho amor… Suele llegarnos como incomprensible, doloroso y nos hace andar como en un columpio hacia delante y hacia atrás.

En un proceso que finalmente, si es llevado con madurez y amor hacia nosotros y la otra persona, puede conducirnos a crecimiento, transformación, agradecimiento y trascendencia en un amor que puede tornarse eterno. Pudiendo permanecer en nosotros como una huella que nos puede inspirar.

Desde luego que somos humanos: la lista de reproches y cosas que podemos criticar de esta persona puede ser larga… igual que ella sobre nosotros. Más allá de estos aspectos cognitivos y de juicios, es importante recordar que cada persona da y se comporta según puede/sabe en ese momento. En esta escuela de la vida, las relaciones de pareja son vías de: transformación, enseñanza y crecimiento interior.

Muchas veces, el otro como espejo te permite ver e indagar en aspectos tuyos no reconocidos -ya sean agradables o desagradables. Por lo que te ayuda a reconocerte e ir más allá de lo que hasta ese momento sabías; posibilitando por tanto la madurez y el crecimiento personal.

Reflexionar por ti mismo y dejarte sentir:

Es muy importante contar con tiempo para ti mismo y poder hablar con personas que no te juzguen. En este caso, un proceso de acompañamiento con un psicólogo o coach puede ser beneficioso.

Socialmente, se tiende a trivializar y a tomar como un simple resfriado este proceso, transmitiendo ideas del estilo: ya se le pasará…ya lo superará… corta por lo sano… no le llames… no estés en contacto… un clavo saca otro clavo…

Estos son ejemplos de ideas que rondan en el colectivo, que pueden resultar muy dañinas para quien las escucha, y que quizá siente que está en un proceso delicado que lleva sus propios ritmos.

Es tu derecho el elegir y sentir cómo quieres vivirlo, qué decides y necesitas… el establecer tus propias normas de salud emocional.

Quizá para ti sí es posible y favorecedor mantener una amistad con esa persona, o incluso transitar el duelo juntos.

Quizá necesites si es posible abrazarle y expresar todo tu dolor…

Puede que pases por etapas que más que salir y conocer personas, te apetezca estar solo/a reconectando con tu amor propio y fuerza interna.

También, puede que necesites: recordar, indagar y reflexionar en la relación que has tenido… Como algo de mucho valor y que tienes derecho a hacer. Lo cual no significa necesariamente debilidad o estancamiento.

Es tu decisión y libertad, si sientes que para ti tiene sentido: repasar, reflexionar, evocar recuerdos y vivencias con tu ser querido para ir integrando y guardando en tu interior todo lo vivido.

Imagina que decides recolocar y limpiar la casa… vas abriendo cajones seleccionando lo que valoras y te quedas. Puedes sacar lo que no encaja, ir recolocando, limpiando… para que tu identidad pueda crecer y establecerse; integrando lo vivido y quedándote con lo que valoras. Dándote cuenta también, de las enseñanzas que te llevas para tu vida, de aquí en adelante y para siempre.

A nivel interno todas las personas que hemos amado, ya sea en forma de amistad o pareja, pasan a formar parte de nuestro ser y dejan una huella eterna en nosotros.

Lógicamente, dependiendo de la intensidad, conexión y experiencias vividas… tendrá más o menos relevancia. En cualquier caso, siempre es tu derecho el poder seguir valorando y amando internamente a estas personas como una parte de ti.

Tips duelo:

-No tienes que demostrar nada a nadie.

-Si te sientes triste, no ha de ser un grave problema: es sinónimo de que tu relación ha tenido un impacto en ti.

-Ábrete a agradecer todo lo vivido, y aprender de las enseñanzas.

-Entiende que no será un proceso lineal, habrá momentos que como en el columpio, te sientas hacia atrás y otros hacia delante.

-Date tiempo para valorar otros aspectos de tu vida y sobre todo aprende a conectar con el amor en ti.

-Cultiva hobbies y amistades -aprende a decir no o tomar distancia de conversaciones que te dañan.

-Date cuenta de que tú diriges tu vida y tú decides cómo quieres vivir este proceso.

-Ten paciencia y acógete a ti mismo/a, si necesitas más afecto del habitual o te sientes más melancólico -permitiéndote transitarlo y crecer con el proceso.