‚Ė∑Vivir el presente, una oportunidad de usar la LIBERTAD y crear paz

En este momento histórico se escucha mucho esto de vivir el presente, estado mindfulness, vivir con actitud de juventud eterna, buscando el placer y disfrute de la vida.

Este anhelo es natural es todos nosotros, aunque realmente vivir en armon√≠a es la √ļnica forma que puede resultar a largo plazo y como un estado m√°s constante.

Inevitablemente, la vida trae sus altibajos, pasamos por momentos de dolor, tristeza y sufrimiento, que nos llevan a conectar con nuestra fortaleza y el amor en nosotros.

Vivir en el presente sería poder estar en ese punto de equilibrio entre el pasado y el futuro. Lo que nos lleva a la posibilidad de apertura a lo nuevo y a la vida, desde la fluidez de quienes somos. Seres flexibles a ir conociendo y transformándonos en el proceso.

Vivir en el presente, es sostener el pasado: integrarlo, cuidar nuestras raíces, soltando cargas y deudas.

También, proyectar un futuro esperanzador, unido a nuestras ilusiones y a nuestro corazón.

Estos ingredientes son los que permiten de forma natural estar en armonía: abierto a la vida y en el denominado presente.

Paso del tiempo:

Nuestra vida como un rio va fluyendo hacia delante al encuentro con el mar, con el Todo.

El tiempo va transcurriendo, nuestro cuerpo se va transformando. Vamos acumulando ense√Īanzas y experiencias de vida -que es importante filtrar. Cuidando los tesoros, de aquellos momentos que nos llevan a crecer y a conectar con el amor.

Algo curioso, es que desde el llamado presente podemos evocar el pasado y proyectar el futuro. Por lo que el punto presente, es un lugar de integración: de infinitas posibilidades, de infinitud y de presencia.

Estar en el presente, es entrar en el no-tiempo.

A trav√©s del presente, nos nutrimos. Al igual que con cada respiraci√≥n tomamos ox√≠geno y soltamos di√≥xido de carbono -de la misma forma va sucediendo un proceso de intercambio y de tomar de la vida, del presente. Como un filtro de membrana celular, nos relacionamos con nuestro entorno- dando y tomando seg√ļn nuestras necesidades en cada momento dado.

El pasado se incorpora en el presente. Y desde el presente, lo podemos: evocar, integrar y trabajar con él.

Para así, abrirnos al denominado futuro -que no es más, que una continuidad de presentes inconclusos, por descubrirse, potenciales.

Desde el presente tenemos un espacio de libertad para tomar acción. Pudiendo en el presente transformar nuestra mirada sobre nosotros mismos y los demás. De este modo podemos cuidar nuestro pasado y construir nuestro futuro -con más sabiduría y amor en desapego/libertad.

Todo aquello que no aprendes, tiende a repetirse. Es por ello, que el presente es una estación: de cambio, de oportunidad, de reaccionar y de posicionarnos en equilibrio.

Cada presente, cada respiración es una oportunidad de comenzar de nuevo -desde una intención limpia, renovada y energetizada.

El pasado en el presente

El pasado es creativo, en el sentido de que tenemos la oportunidad de seguir creciendo con él. Teniéndolo como inconcluso, nos invita a retarnos en el presente. Crear y aprender con lo que fue, compensar y transformarnos con lo vivido, soltar deudas, liberar la carga…

El pasado sí se va transformando en el sentido de en los niveles más aparentes, es posible a través del presente hacer acciones para reparar esos lazos energéticos que han quedado en situación de miedo/dolor. De ese modo podemos cuidarlos/liberarlos y transformarlos.

A través de la comprensión y la reparación en el presente de nosotros o simbólicamente de esas relaciones -creciendo, madurando y retándonos a ser mejores personas. Teniendo nuestro pasado como laboratorio de trabajo interno.

Cuidar nuestra ra√≠ces, entender nuestras estaciones, los conflictos aparentes…

Y, como cualquier situaci√≥n, por dolorosa que parezca -puede ser transformada, en ense√Īanzas y fortalezas para nosotros o nuestras relaciones presentes/futuras.

Ana M.E.

Desde el presente, podemos cuidar nuestro pasado.

Crecer con él y a través de él.

Tenerlo presente: como camino de ir m√°s all√°, integrar ense√Īanzas, decidiendo libremente c√≥mo afrontar y superar los desaf√≠os de una forma sana a largo plazo para el bienestar tuyo y de los dem√°s.

El pasado, nos impulsa continuamente a replantearnos. Y, desde el presente continuamente lo vamos transformando a nivel energético y emocional. Vamos limpiándolo, ordenándolo y sanándolo.

Nuestro pasado y el de nuestro √°rbol familiar: patrones, vivencias inconclusas, tendencias, los deber√≠a, deudas, experiencias pendientes de integrar o vivir en nuestras familias… En el presente podemos reparar y transformar todo esto. Para cada vez poder aportar desde nuestra semilla interna, pura y libre de cargas.

El presente es el lugar donde despertar, reconocer patrones, establecer cambios, transcender y ver m√°s all√°.

En esta vida de continuos ciclos y ense√Īanzas; estar en el presente significar√≠a estar abierto a la libertad de acci√≥n. A la libertad de cambio, de resonar con tu ritmo ligero y propio. Abrirte siempre a la esperanza, a la vida y a cada nueva respiraci√≥n.

Estar en el presente es estar en crecimiento, es estar abierto al encuentro, resonando con la vida, intercambiando y entreg√°ndote al misterio.

Ana M.E.

Ejercicios de presente:

Hay muchísimas dinámicas que podemos crear para estar en el denominado presente.

Me encantan personalmente los rituales sencillos de agradecimiento y de reconectar con el amor/fuerza de seres queridos.

Se trataría por ejemplo de pensar en una experiencia pasada inconclusa, conectando con esa persona, preguntándote: qué he podido aprender, qué agradezco, cómo decido transformarme e integrar en mi a través de dicha experiencia. Mandando luego simbólicamente agradecimiento y enviando bienestar y libertad a dicha persona. Es un ejercicio que podemos hacer de cuando en cuando, y que cada vez puede ir tomando diferentes matices.

Otro estilo de ejercicios que me encantan son los de replanteamiento interior: situarte en el presente y preguntarte qu√© 3 cosas valoro m√°s de mi vida: qu√© he hecho, qu√© 3 cosas valoro m√°s de mi que puedo ofrecer a los dem√°s, qu√© 3 valores o cualidades pueden ser mis fortalezas y aporte a mis relaciones…Respirar, estar contigo reconoci√©ndolas, proyectarte a futuro y visualizarte en: c√≥mo quieres darle m√°s fuerza a esto, qu√© quieres construir desde tu coraz√≥n, qu√© retos te propones a medio plazo, qu√© te ilusiona, qu√© te mueve, qu√© necesitas cuidar en tu vida?

Date un tiempo para que las respuestas emerjan por sí mismas, respira y simplemente agradece tu intención y tu apertura a crecer a través de tu pasado abierto al futuro esperanzador.