Sesiones individualizadas

INTENSIVO DE 4 SESIONES PERSONALIZADAS, ÚLTIMA SESIÓN DE INTEGRACIÓN Y CIERRE GRATUITA. PONTE EN CONTACTO CONMIGO PARA RECIBIR MÁS INFORMACIÓN SOBRE REQUERIMIENTOS, PRECIO Y HORARIOS DISPONIBLES. Ejercicios creativos, una meditación adaptada a tí y a tu forma de vida.

Con la meditación terapéutica (adaptada a tus características y situación vital) se puede conectar con nuestras potencialidades, conocernos más profundamente con nuestros claro-oscuros y abrirnos a lo trascendente: lo que suele ir unido a mayor sensaciones de paz y de autenticidad en nuestro día a día. Las sesiones son preferiblemente individuales para poder realizar una evaluación previa y seguimiento personalizado: adaptando los ejercicios al perfil  de la persona, acompañándole y trabajando juntos en las posibles dificultades o tomas de conciencia que se puedan dar a lo largo del proceso.

¿Por qué meditación en sesiones individuales?

Acelera el proceso de aprendizaje y permite plantear ejercicios de Meditación y de Mindfulness adaptados a tu caso y características personales concretas. En una sesión individual serás el que marque tu ritmo, y los ejercicios así como la forma de acceder a la meditación se irán adaptando a ti.

Entenderemos el camino de la Meditación y del Mindfulness primero como una herramienta para cultivar la serenidad, y dejar de ir por nuestra vida con el piloto automático, así como ir reaccionando emocionalmente de forma inmediata.

En segundo lugar, entenderemos como a través del proceso meditativo nos iremos desprendiendo de capas de ”nuestra cebolla” hasta conectar con lo más profundo y verdadero en nosotros, nuestra voz y presencia genuina (favorece la creatividad, la toma de decisiones desde el corazón y el sentirnos más realizados y sosegados en nuestras vidas).

Cada vez que vamos conectando con nuestro ser auténtico, se irá desencadenando un proceso de liberación que conducirá a encontrar un mayor grado de coherencia entre lo que sentimos, pensamos y hacemos; es decir mayor sintonía.

Las sesiones

Primeramente realizamos ejercicios de Mindfulness para favorecer la conexión y que la persona pueda llevarlo a su día a día y actividades cotidianas.

La otra mitad de la sesión haremos ejercicios de introspección: siempre procurando la adaptación a los objetivos y características de la persona.

Buscaremos ese espacio de toma de conciencia y de serenidad en nuestro ser, que pueda favorecer el encuentro con nosotros mismos y el cultivo de la paz.

Posibilidad de asistir a diferentes formas de sesiones: semanales, quincenales o de realizar intensivos.

piedras

Principales preguntas:

¿Puedo conseguir meditando lo que quiero?

“Conseguir lo que se quiere” esconde una búsqueda de control y necesita de expectativas previas; lo que se plantea por el contrario es el cultivo de una actitud de soltarse, dejarse sorprender… ser más desde el corazón y sin que nuestra interferencia nos bloquee y nos aleje de la fuente. Ser entregándonos… permitiéndonos… trascendiendo hacia lo desconocido y potencial.

¿Puedo elegir como me siento?

En nuestra sociedad actual se ha trasmitido la idea de que se tiene que ser feliz, entendiendo que este estado pudiese estar activado permanentemente, creyendo que tenemos que estar siempre en un estado emocional de alegría, júbilo, éxtasis… Esta idea es antinatural, y de hecho el tener este objetivo ya de por sí mismo nos va a conducir a la frustración.

Lo que sí, a través de la actitud de apertura y aceptación, de las respiraciones profundas que nos aportan calma y de la actitud de compasión (amor, respeto y comprensión hacia nosotros mismos y los demás); se puede ir alcanzando un estado de no resistencia, de entrega, de un fluir y presencia consciente y auténtica.

Aunque los estados emocionales son pasajeros, dinámicos y vivos; sí que tras ellos podemos encontrar serenidad y plenitud.

¿La única forma de meditación es con ojos cerrados y en posición de loto?

En el entrenamiento en meditación y Mindfulness se invita en algunos ejercicios a sentarse con piernas cruzadas en posiciones tradicionales, pero se dan diferentes opciones ya que lo importante es el estado de equilibrio postural que puede a su vez conseguirse en una silla, apoyado en la pared como referencia, tumbado….(con algunas indicaciones a tener en cuenta).

A su vez, es importante destacar que no sólo existen meditaciones hacia lo interior y que pueden entenderse como más pasivas: también se plantean meditaciones dinámicas en movimiento, en actividades diarias; ya que se trata más de la actitud de focalización y apertura a la experiencia que de otra cosa. Por lo que habrá meditaciones a través de la experiencia creativa, sonora, del movimiento corporal, de la activación de los sentidos, del silencio, del tacto, del gusto….en definitiva; del sentir, permitirse ser y experimentar.

Lo de cerrar los ojos es bastante personal, suele facilitar la profundización en las meditaciones introspectivas pero también se pueden dejar los ojos entreabiertos en algunas ocasiones.

¿Consiste meditar en dejar la mente en blanco?

Aunque con la práctica (independientemente de momentos concretos por causas personales) la mente tiende a serenarse en la frecuencia de pensamientos a nivel general, es imposible que la mente deje de funcionar a través de la evocación de imágenes, pensamientos, sensaciones….

Lo que sí cambia es nuestra relación con la mente, pasando de estar en resistencia lo que hace que aumente la frecuencia e intensidad de interferencia y descentramiento, a una aceptación y observación desde el no juicio que permite un nacimiento, reconocimiento y despedida de estos estados. Con el tiempo la mente tiende a calmarse y los estados emocionales también, apareciendo lo más fundamental y profundo